RSC    B i e n e s t a r 

Nuestro centro de mayores procura como un objetivo de calidad a lograr el bienestar de nuestros mayores. Nuestro personal dedica diariamente y de forma intensa muchos esfuerzos por convivir y atender las necesidades de los abuelos.

Simplemente el clima de tranquilidad y buen ambiente tiene por sí mismo un impacto muy positivo en la salud de las personas, que deben además por supervivencia suplir la sensación desagradable de soledad. Para ello, debe trabajarse la relación entre los trabajadores, el ambiente general, las normas internas de funcionamiento del centro y lógicamente la relación con los mayores.

Las personas mayores principalmente necesitan atención, sentirse escuchadas y sentir que son activas socialmente. Como es lógico sus experiencias más arraigadas junto con sus raices, son los sucesos que han esculpido las historias de sus vidas y las situaciones personales con sus familiares más cercanos. Hasta tal punto es importante y vital para los mayores que simplemente conversar sobre alguno de estos sucesos o personas cercanas en su vida supone un alivio y bienestar que mantiene su tranquilidad y supone que esboce una sonrisa o una simple mirada nostalgica pero alegre y feliz. A continuación se exponen someramente las medidas concretas implantadas para el personal del centro:    

 

Dirigirse a los residentes con una sonrisa y amabilidad

 

Felicitar su cumpleaños, santos o acontecimientos

 

Preguntar por sus familiares con detalle y nombres propios

 

Mirar a los ojos y hablar con respeto

 

Relativizar sus comportamientos inadecuados si existen

 

Tener siempre presente su condición de persona

 

Empatizar con cada uno de los mayores

 

Solicitar su acción y ayuda cuando sea conveniente

 

Respetar sus preferencias cuando sea conveniente y posible

 

Informar de incidencias y posibilitar su asistencia

 

Observar la relación entre personas que comparten habitación

 

Escuchar y estudiar sus quejas eficientemente